Concursos III Edición Proyecta ¿dónde vives?. Parte I

Si, en nuestro anterior artículo comentábamos las inquietudes que nos han llevado a escoger el tema de esta edición; ahora hablamos de uno de los pilares del certamen los concursos. Y es que no son unos concursos cualquiera, sino que son unos concursos enfocados en fomentar la incorporación del medio audiovisual en las aulas, desarrollar el talento y el juicio crítico y servir de base para potenciar el trabajo en equipo, la comunicación y el aprendizaje cuando se utiliza como herramienta transversal a trabajar en los centros educativos.

Debido a la falta de recursos y que nuestro presupuesto es muy limitado, los concursos sirven para valorar dentro del marco de actuación del certamen, la provincia de Alicante, la implicación de los centros y su compromiso para incorporar la imagen y el audiovisual, no sólo como observadores, sino desarrollando los procesos de creación. Teniendo en cuenta estos beneficios, nos encontramos con el problema, también presente en otras CC.AA, y es la falta de estudios del conocimiento del lenguaje y la narrativa audiovisual en las aulas, cuando no está dentro de los procesos de formación de futuros profesionales del sector. De hecho, a nivel educativo y en las primeras etapas de educación obligatoria son muy pocos los centros que lo tienen presentes, y en ocasiones su aprendizaje se vincula a las asignaturas de artes. Y es que si el audiovisual y la imagen se ha convertido en parte de nuestra vida y es la principal forma de comunicación e información en todos los ámbitos, nos encontramos en el Siglo de la Imagen,  su implantación y conocimiento dentro de las aulas es muy aislada.

La realidad actual es que el medio audiovisual se ha convertido en el principal medio de comunicación, estamos en el siglo de la imagen que cubre todos los estratos posibles medios, empresas e incluso la familia. Sin embargo a nivel educativo y aunque hace unos años, se llevó a cabo una apuesta importante y se doto a muchos centros de recursos materiales como las pizarras digitales, la realidad es bien distinta, porque su uso no es constante, y se siguen utilizando los recursos de antaño cuando ahora las nuevas generaciones tienen hábitos muy distintos sobre todo por el consumo y el uso del audiovisual.

A pesar de todo, las nuevas generaciones hacen uso del audiovisual, son consumidores desde temprana edad de vídeos de poca duración o tutoriales que aparecen en Youtube. Así, los libros o lo que es lo mismo el texto escrito de consulta ha sido sustituido por los buscadores y la información en red donde, con solo un clip, es posible encontrar información de cualquier índole, perdiendo credibilidad a los formadores o expertos por los llamados influencer o youtuber. Las RR.SS sobre todo Instagram y la mensajería instantánea esta provocando que la comunicación personal sea sustituida por el uso de los dispositivos móviles incluso cuando los individuos se encuentran en el mismo espacio.

Los dispositivos favorecen la perdida de comunicación en grupo

Quizás, la situación más extrema es saber que cuenta a nuestr@s hij@s les preguntamos por su futuro, su respuesta ya no tiene nada que ver con las profesiones de antaño, o imitar el trabajo de sus padres, sino que quieren ser  Youtuber o Influencer no por vocación, sino por cuestiones de reconocimiento social o por razones económicas. De hecho, esta nueva realidad incluso provoca situaciones de estrés, frustración y depresión cuando un niño o joven no logra formar ser popular dentro del colectivo al que pertenece, además de poder acciones de sexting o acoso digital.

Esto no es un retrato del futuro, sino que forma parte de nuestro presente.  La tecnología digital avanza rápido y veloz, y en un año, incluso las novedades se quedan obsoletas. Dispositivos que cuestan una gran cantidad de dinero, y que provocan colas interminables para su compra. lleva a que muchos individuos repitan sin necesidad alguna solo llevados por el consumo, la moda de tener el último modelo. En paralelo, la digitalización ha provocado además la democratización de la tecnología, y su accesibilidad. Ahora los consumidores somos proactivos, ya no somos simples observadores sino que participamos activamente en configurar y trasmitir la realidad que nos rodea, que nos preocupa, pasando incluso fuentes de información ante determinados sucesos por delante incluso de los medios de comunicación.

Los nativos digitales tienen acceso a diferentes aplicaciones accesibles que usan con normalidad

A pesar de todo esto, hay una brecha en la comunicación y debemos ser consciente de ello, pues el desconocimiento del funcionamiento de los códigos propios del lenguaje y la narrativa audiovisual favorece que la sociedad pueda ser manipulada, sobre todo en el caso de los menores que no aprenden a distinguir las diferencias entre ficción o realidad o en el caso del uso de la tecnología no tienen filtro para solventar situaciones que son propias de personas adultas con experiencia al sumergirse en la red.

Los niñ@s usan los dispositivos pero no saben distinguir ni valorar que ven

Quizás hemos sido un poco radicales en nuestra construcción del relato, pero con ello, tan sólo queremos transmitir, la responsabilidad que para muchos profesionales es está realidad, y que queremos tratar de solventar en la medida de nuestras posibilidades. Proyecta es un evento que quiere ser un punto de encuentro entre el sector audiovisual y el medio educativo para dotar de herramientas para ayudar frente a esta realidad. Como hemos comentado, nuestros recursos son limitados, pero creemos en la importancia de que el audiovisual pase a formar parte del aula.  Con el fin de ir poco a poco alcanzando objetivos, mientras soñamos que el medio audiovisual pase a formar parte de los planes educativos, no sólo como actividad extraescolar, tratamos de concienciar de los beneficios de su uso además, y de forma paralela tratar de incidir sobre temas de interés dentro de nuestro territorio y sin olvidar de que vivimos en un mundo cada vez más global. Así, los concursos son la base de trabajo en las aulas, nos sirve como elemento de evaluación, a pesar de que nos enfrentamos al problema de la comunicación al no formar parte directa del medio educativo, teniendo en cuenta la participación y el interés mostrado.

Para llevar a cabo esto este proceso tenemos muy en cuenta, de que muchos docentes carecen de formación en el medio audiovisual, y se embarcan en una acción que puede desbordarles e implicar un compromiso, y una autoformación que quizás choca con sus obligaciones y su situación personal y familiar. Por esa razón, cada año, y tras lanzar los concursos creamos unas fichas con pautas a seguir que les abra un poco el camino, aunque teniendo en cuenta que las nuevas generaciones son “nativas digitales”, tenemos claro que no tendrán dificultades para aplicar y lanzarse a crear con  los dispositivos, aplicando la tarea enmendada, mientras el docente dirige, coordina y da pautas en beneficio de su asignatura o del tema a abordar.

Taller de stop motion II Edición Proyecta

Es verdad que esto no es la panacea, y por supuesto, este planteamiento de momento es muy teórico, dada las pocas ediciones del certamen. Sabemos que la realidad actual de las aulas, dista mucho de cuando nosotros estudiamos, hay más alumnos, la diversidad está presente u otros factores son retos que se unen a todo lo expuesto, pero queremos ser positivos y nos quedamos con las opiniones y experiencias de aquellos docentes que al incorporar el audiovisual y han visto como el interés de su clase no disminuía, sino todo lo contrario, y el absentismo escolar disminuía. Además, somos conscientes de que nuestra acción se vincula a experiencias culturales así que si logramos que las nuevas generaciones logren interiorizar estos hechos con ayuda de sus profesores, tenemos claro que esto va a repercutir en positivo en el futuro de la demanda de estos productos que en la actualidad cuentan con poca presencia de niñ@s y jóvenes. Es por ello, que seguimos pues a pesar de las dificultades en el empeño de que a través de acciones como nuestro certamen vinculados a la cultura audiovisual podremos favorecer la trasformación social, la introducción de valores éticos y el desarrollo de la creatividad y el talento y el juicio crítico y con ello ayudar a nuestra sociedad donde los pilares más importantes como son la familia y la educación han visto mermado su valor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *