Ainhoa el nuevo cortometraje de Iván Sainz-Pardo. Producción y distribución de Banatu Filmak

Hay historias que no tienen sentido si no es con un cortometraje. Historias que deben de ser contadas y que empujan en una necesidad vital donde no importa el tiempo empleado, ni el esfuerzo, y en el que todo se conjuga para que esa historia deje el papel y de el salto a la imagen. Esto ha pasado con Ainhoa el último proyecto del cortometrajista Iván Sainz-Pardo, el titulo original era Nico y se pensó en un primer momento en un niño para interpretar al persona principal y protagonista.  Un proyecto que nace a raíz de la situación en España con los desahucios y las trágicas consecuencias en muchas familias al verse fuera de sus hogares al no tener trabajo y no poder pagar la hipoteca. Una realidad que como muchas otras se coció a fuego lento y hasta que el proyecto no llegó a manos de Aitor Arenas de casualidad y dentro de un contexto completamente distinto, quizás este proyecto seguiría en un rincón.

Cartel

Director y productor se conocieron de forma fortuita y por amigos comunes mientras comentaban otro trabajo.  Aunque había implicados otros productores,en Galicia Pixel Films y en Madrid Presopopeya cuestiones de agenda no acababan de dar con el momento de lanzarse con esta historia teniendo en cuenta las complicaciones propias del primer borrador del guión. Hacemos una descripción del periplo por el que ha pasado este cortometraje tras la conversación mantenida con Aitor Arenas.

 

Claqueta sincronización sonido e imagen

“Una de las mayores dificultades fue encontrar al niño/a protagonista. En un principio el guión estaba planificado para que fuera un niño, pero el proceso de casting era muy complejo. Iván, el director en un trabajo anterior que le hace vivir a caballo entre Alemania y España había trabajado con Aurelia Schikarski una niña alemana de 9 años con una gran expresividad y con la que el director se sentía muy cómodo y había una gran compenetración. Así a pesar de la complejidad y gastos de desplazamiento de la niña, los padres que trabajan en el sector dieron el visto bueno. Conseguimos los permisos de trabajo alemán y  a pesar de las dificultades también en España y adaptamos el rodaje a los horarios y necesidades de la niña. La premisa principal del equipo era cumplir las pautas establecidas para el rodaje con una menor. A nivel de costes los gastos era muy parecidos, pues hacer un casting era más o menos lo mismo que el desplazamiento de Aurelia con la ventaja de que con Aurelia el director pudo ensayar en Alemania pues en ese momento se encontraba trabajando allí.” – Aitor Arenas

Making con Natalia Mateo y Fele Martínez

Estas dificultades no fueron sin embargo un obstáculo para Aitor que impactado por la historia  decidió tomar las riendas de la producción ejecutiva y la dirección de producción tras alcanzar un acuerdo con las otras productoras que continuaron colaborando sobre todo en cuestiones de apoyo como services. El trabajo de preproducción fue clave a la hora de para determinar los mejores pasos a seguir. Primero se llevó a cabo un calendario de trabajo que puso el primer toque de atención en el propio guión del proyecto en busca de financiación. El objetivo era buscar un premio a guión dentro del marco de uno de los festivales nacionales importantes. Se barajaron tres opciones de grandes festivales: Gijón, Medina y Cinema Jove. En la 53 Edición del Festival Internacional de Gijón el tandem formado por la productora Banatuk Filmak y Iván Saiz-Pardo recibieron el premio PROYECTO CORTO MOVISTAR + – PECERA ESTUDIO 2015 dotado de 9.000€ en concepto de compra de derechos de emisión de Moviestar+ con una exclusividad de 1 año y una duración de contrato dos años. Un premio que incluía la posibilidad de hacer la posproducción de sonido en la empresa madrileña La Pecera y la distribución por 100 festivales nacionales de manos de la distribuidora Promofest.

Una de las premisas que tuvimos claro y que desde el principio puse sobre la mesa y que  tanto Ivan como el resto de productores del corto era que si nos embarcábamos en este proyecto es que todo el equipo iba a cobrar un sueldo adecuado teniendo en cuenta de que nos enfrentamos a un cortometraje” – Aitor Arenas.

Obtener un premio a guión marcó el resto de pasos a seguir.  Teniendo en cuenta de que este festival se celebra en el mes de noviembre solo se disponía de un año para lograr la financiación, hacer el plan de rodaje, conseguir el equipo, las localizaciones y  rodar y acabar la posproducción para tener la copia final de cara a la siguiente edición del certamen.

El presupuesto estimado del corto rondaba se cerraba en torno a los 30.000 y los 50.000€. A pesar de algunas capitalizaciones, la ayuda con la posproducción de sonido por el premio, en la actualidad es necesario poder contar con ayudas públicas para cubrir muchos de los gastos de un corto. Como ya hemos comentado se trata de una inversión que en contadas ocasiones se puede rentabilizar.  Así, las tres productoras vinculadas al proyecto se pusieron a trabajar en los caminos para obtener las ayudas necesarias. La productora vasca Banatu Filmak que gestionaba la producción ejecutiva obtuvo la ayuda a proyecto que otorga el País Vasco por un importe de 12.000€ lo que determino que todo el rodaje se organizará en esta CC.AA y la organización de la mayor parte del equipo a excepción del músico y el director de foto que eran figuras de confianza del director y que por agenda fueron Philipp Fabian Kölmel y José Martín Rosete respectivamente.  Desde Galicia la productora Pixel Films regentada por Jairo Iglesias y Sara Horta se encargaron de tramitar y gestionar la campaña de crowdfunding junto a Verkami por un importe de 8.000€ que finalmente se sobrepasaron hasta al alcanzar los 11.685€ y que se destinaron a alquileres de equipo y gastos generales propios de la logística del rodaje. También fueron los responsables de la segunda unidad de las secuencias que se llevaron a cabo en  Galicia.

Aportaciones a los mecenas

El rodaje tuvo una duración de 7 días y se llevó a cabo en el mes de agosto para adaptarse a las necesidades de rodaje con un menor.  La cámara empleada fue de la proveedora Harmonica, una Arri Alexa Mini. El equipo artístico se cerró con la participación del alicantino Fele Martínez, Natalia Mateo como padres de la niña, Josean Bengoetxea y Gorka Aguinagalde como el resto del reparto. Entre los apoyos importantes RENFE que les permitió rodar en dos estaciones de Bilbao,  CORREOS y la Bilbao Film Commission responsables de la gestión para poder rodar en el Palacio de Justicia incluidas las escalinatas, gestiones de vital importancia para lograr los mejores resultados para el cortometraje.

Desde Madrid, la productora Prosopopeya de Pepe Jordana gestiono la posprodución. Entre las dificultades añadidas al propio guión se encontraban  las complicaciones meteorológicas. El País Vasco es una Comunidad Autónoma donde la lluvia es protagonista de muchos días, lo que ocasionaba importantes problemas para el rodaje que lograron además subsanarse en el etalonaje. Uno acierto fue según la opinión de Aitor fue la contratación de la empresa vasca de FX, Drama FX que se encargó de las secuencias finales donde la lluvia adquiere protagonismo en la historia para dar un mayor dramatismo a la acción de los personajes. A día de hoy los gastos de la producción se acercan más a los 50.000€ que los iniciales, un esfuerzo que se mantiene durante todo el proceso de distribución y recorrido de Ainhoa. 

Indicaciones del director a Aurora

“Banatu Filmak es distribuidora a nivel nacional e internacional pero tratamos de hacer al menos una vez al año una producción propia. A pesar de que está es mi primera incursión como productor director de producción, si tenía muy claro que me iba a encargar personalmente del trabajo de distribución de la obra primero a nivel nacional y después poco a poco a nivel internacional. El resultado es muy positivo pues de hemos obtenido premio en las selecciones obtenidas” – Aitor Arenas.

En su recorrido por festivales Ainhoa se estrenó en la Sección Oficial de Gijón cuando en realidad lo tenía que haber hecho como película invitada, después ha participado en Aguilar de Campoo donde obtuvo tres premios (Premio del público, el Premio del Jurado joven y el Premio a la mejor fotografía para José Martín Rosete) y en Medina del Campo donde ganó el Roel al Mejor Corto de Castilla y León. Además, ha participado en la I Edición de Festival Aguacate Film de Motril donde chavales de primero, segundo y tercero de la ESO la votaron como el corto que más les gustó como una forma de fomentar el pensamiento crítico entre las nuevas generaciones.  Además, también se realizó un pase en Berlín, la ciudad natal de Aurora, protagonista indiscutible del film junto con el director. Nuevas selecciones han sido en el Festival Internacional de Cine de Huesca (preselecionador a los premios Oscar), Torrelavega donde ha recibido dos premios (Premio del Público al Mejor Cortometraje y  Tercer Premio del Jurado),  el Festival de Cine de L’Alfàs del Pi (Alicante) que tendrá lugar del 7 al 16 de julio y el  Festival Iberico de Cine de Badajóz  que tendrá lugar entre el 19 y 23 de julio.  Entre los nuevos objetivos de los productores es que el corto pueda formar parte de algunos de los catálogos de Galicia o País Vasco. Además a fecha de cierre de este artículo, la productora Banatuk Filmak ha obtenido la ayuda a cortometraje realizado por un importe de 9.119, 37€ por una aportación de la productora de 16.159,17€.

Aitor Arenas y José Martín Rosete Premio Mejor Foto en Campoo

No hay que olvidar que el corto también se encuentra en el catálogo de trabajos de Moviestar+ que posibilita que este trabajo pueda verse fuera del circuito de festivales, que llegue al público, la máxima de hacer un cortometraje. Les deseamos la mayor de las suertes a Ainhoa en su recorrido y por supuesto a todo el equipo implicado en el proyecto. Toda la información la podéis seguir en la página de Facebook del cortometraje. 

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *