Crítica Julieta de Pedro Almodóvar

Nunca he sido una fan de las películas de Almodóvar. Supongo que lo que será porque llama la atención, su sello particular, a mi no me llega y sus historias o más bien el tratamiento de sus personajes pues tampoco.

Julieta-150370457-largeEl 8 de abril estreno su película número veinte, Julieta, que en un principio se iba a llamar Silencio, pero parece que este año habían varias películas, entre ellas la próxima de Martin Scorsese con el mismo título, lo que determino al director cambiar su nombre. Tras ver Julieta, mi sensación ha sido de total frío y desamparo. No puedo decir que no me ha gustado la película, tampoco de que es horrible, más bien que es una película que cuenta solo un retazo de un momento vital de sus personajes, un punto de vista, y en mi caso me es imposible juzgar de manera positiva o negativa la historia. Y es que he sentido una total empatía por Julieta, con lo que le sucede, y como sale adelante tras la pérdida de un ser querido. Culpa, quizás, puede, pero con la frialdad que da el paso de los años, de tus propias experiencias vitales, te das cuenta, de en muchas ocasiones las personas nos comportamos de manera irracional y sin sentido, y sobre todo que no somos capaces de respirar hondo y hablar las cosas, y a veces las consecuencias pueden ser terribles y muy dolorosas, pero en este caso toda causa-efecto depende de dos personas y sus comportamientos.

Si que he de decir, en positivo, que recordar la película, pensar en ella, en su protagonista, me hace pensar que no es una mala película. Emma Suárez está maravillosa, y es una pena que no trabaje más, porque en la madurez logra personajes con una gran humanidad. El contraste es quizás la primera vida de Julieta, la encarnada por Adriana Ugarte que si bien no lo hace tampoco mal, no me consigue trasmitir lo mismo que ya en edad adulta. Es una vida, su juventud completamente desdibujada, surge un personaje que ama su trabajo y su profesión, pero que se desvanece cuando encuentra un hombre del que se queda embarazada. Puede ser porque me parece todo el rato que la actriz me parece que está actuando y disfrazada, porque el vestuario, en la línea de Almodóvar, en este caso me parece poco acertado.

Fotograma de la película
Fotograma de la película
Fotograma de la película
Fotograma de la película

Daniel Grao, interpreta al amor de Julieta, un pescador, pero actor y personaje no casan en absoluto. Y así, parece que pasa la vida de la protagonista, madre, «esposa» pero rodeada de un entorno que parece de mentira, de una convivencia fugaz y sin sentido en una relación que no se hace creíble por no encontrar a mi entender las escenas adecuadas. En contraste la relación madre-hija es normal, es una mujer volcada, hasta el fallecimiento de él. Una hija ya adolescente se enfrenta a la desaparición de su padre, con una mujer, una madre a la que ha de cuidar porque se convierte en una autómata. Pero el tiempo pasa y todo vuelve a la normalidad. Y cuando la hija llega a la edad adulta, decide que quiere cortar todo contacto con su madre. Julieta no lo entiende, y yo me pongo en su lugar pues tampoco. A partir de ese momento, está mujer debe de vivir sola, mantener sus recuerdos, y salir adelante, buscándola, pero sin suerte. Los años pasan, y el pasado regresa, la que ha contado a través de un diario, pero no encuentra sosiego. Por cierto, que el uso de escribir me parece un recurso demasiado utilizado en el cine, y la verdad es que en el caso de Almodóvar, hubiera esperado algún otro recurso más imaginativo. Y así, se sucede la historia que ha encadenado flashbacks, hasta que un día, es la hija la que se pone en contacto, y le pide disculpas. Y en ese punto se acaba la historia, así sin más. Y por esta razón cada espectador debe de juzgar está película, porque lo que tiene, está a mi entender enlazado con la experiencia vital de cada uno. Yo como ya adelanté tenía muchas ganas de verla, la historia de una madre y una hija, una relación tóxica, me atraía y supongo que esperaba ese choque esa conversación final, con la redención de ambas.

Fotograma de la película
Fotograma de la película

Dentro del reparto destacar el trabajo de Inma Cuesta y de Rosy de Palma que aunque es breve, son sin duda dos grandes interpretaciones que favorecen mucho a la historia. Darío Grandinetti es el actor que está detrás del amor adulto de Julieta, y la verdad que da ese poso de madurez en una relación que me parece maravilloso. Destacar también, la personal elección de arte en cuanto a los espacios me parece muy acertada, y son sello del director, pero el vestuario demasiado histriónico, caricaturiza y logra expulsar al espectador de lo que sucede en la pantalla.

Julieta, una película que distribuye Warner Bross, sólo se ha distribuido en 183 cines, lo que ha dado lugar a que no haya logrado una recaudación importante a pesar de la importante promoción dada a la película. Se dice, que la aparición de los nombres de los hermanos Almodóvar en los papeles de Panamá, han sido determinante. El director hace unos días entonaba el mea culpa. El desconocimiento no implica responsabilidad ante acciones ilegales, por lo que me parece valiente su actitud. Aunque muchos han comentado que conocer esta noticia les ha llevado a no ver la película. En cualquier caso la película va a participar por la Palma de Oro en el Festival de Cannes. Una adaptación de tres relatos de la escritora canadiense Alice Munro  Destino, Pronto y Silencio de los que obtuvo los derechos en 2009 y que cuenta con opiniones encontradas. La mía, vayan a verla y juzguen ustedes mismos.

Foto promocional
Foto promocional

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *