Educación y cine

En un tiempo donde se nos exige y etiqueta en base a criterios relacionados con la competitividad, la amplia formación o el dominio de las herramientas digitales para ser un buen profesional, hemos conseguido, por contra, olvidarnos de alguna manera de cómo ser personas.

A pesar de todo parece que estas tendencias están cambiando. Aunque continúan mirándonos con lupa el currículo, ahora además, se  buscan personas con valores, que tengan en cuenta  las personas con el fin de llegar a ser un buen profesional.

El conseguir dar forma a estos nuevos individuos necesita como punto de partida un importante trabajo por parte del núcleo familiar a la par y en concordancia con el centro educativo y el entorno. Pues bien, esto sin lugar a dudas y la situación actual de España se puede decir que es una utopía, teniendo en cuenta que en nuestra sociedad encontramos un importante contraste entre lo que se debe, o se quiere o lo que se ha de hacer.

Plantear soluciones, es complicado, y hay personas con un mayor conocimiento sobre el tema. Pero lo que debe de quedar claro es la responsabilidad que tenemos a nivel individual con la sociedad en la que vivimos.

Uno de los principales problemas es el desconocimiento en algo tan diario, tan presente como es la utilización de la imagen. La imagen se ha convertido en la actualidad en el medio más importante para contar historias, crear contenidos y comunicarnos.  Empresas, entidades, medios y Administraciones públicas hacen uso de ella para trasmitir mensajes y llegar al consumidor, público objetivo o espectador con fines informativos, de venta o de entretenimiento pero sin filtro alguno y todo a través de distintos soportes como la televisión, el móvil e Internet.

Cada día somos bombardeados por miles de imágenes, y entre ellas hay muchas que somos incapaces de entender y que su uso prolongado y sin un conocimiento mínimo y/o apropiado puede propiciar la manipulación o lo que es lo mismo el conocer de forma parcial la realidad. Vivimos en una sociedad donde la imagen está presente en cualquier ámbito, y por ello, es importante el conocimiento de la narrativa y el lenguaje audiovisual.

A lo largo de los últimos años hemos sufrido innumerables cambios como consecuencia de los avances tecnológicos. A raíz de ello ha surgido la generación Z o también denominada nativa digital que se caracteriza por el contacto desde muy temprana edad de los medios virtuales e Internet. Además, el mayor y fácil acceso a herramientas y dispositivos tecnológicos ha modificado las relaciones sociales reales en favor de las virtuales en muchos canales en detrimento del cara a cara.

bdc2887e-fff2-11e3-8a71-12313b12a0ad-original (1)

Imagen publicada el 8 de julio de 2014 en el blog Degeneración Y

Aquellos que trabajamos con la utilización de la imagen, también tenemos una responsabilidad social para con el conjunto de la población. No es cuestión de juzgar o determinar que es mejor o peor, ni despreciar la creatividad, pero si es necesario de que haya un mínimo conocimiento del funcionamiento de la narrativa audiovisual e incluso sus herramientas porque puede ayudar al desarrollo de acciones para los futuros profesionales.

El trabajo con medios audiovisuales, va unido generalmente al amor y el trabajo por esta profesión, donde la temporalidad y la incertidumbre son constantes por carecer de una industria consolidada, y porque no decirlo, por el desprecio y descrédito del Gobierno, sin importar su ideología, como de la población en general.

Y, cómo actuar ante esta situación. La respuesta no es fácil ni tampoco sencilla pero si es necesario tener un cuanta un camino y ese es el de la Educación. Una educación que debe de aparecer desde muy temprana edad, donde los niños tengan contacto con la imagen pero con principios y teniendo en cuanta la inclusión de valores no el uso de violencia o patrones de desigualdad predefinidos como forma de lograr espectadores a toda costa.

El trabajo de los padres es imprescindible como medio a veces de control y selección. Los docentes son los segundos que deben implicarse, a pesar de la falta de recursos que existen en las aulas. La realización y utilización del audiovisual en el aula hoy es más efectivo que el uso de un libro, y en diferentes puntos de España y del mundo el uso del audiovisual en el aula ha logrado modificar la actitud de muchos alumnos, adolescentes para con el aprendizaje de la asignatura. En el caso de los más pequeños, el uso de la imagen potencia la creatividad y la imaginación, y creo que todos recordamos de nuestra niñez la primera película que vimos de niños en el cine, y que nos atrapó para siempre.

En relación a educación y audiovisuales surge la marca MiCe (Muestra Internacional de Cine Educativo) con dos objetivos bien definidos:

  • Que los docentes encuentren un punto de apoyo a través de charlas con personas de todo el mundo con conocimientos sobre este campo, y el conocer e incorporar el audiovisual en sus clases como punto de desarrollo cultural.
  • Que los padres se conciencien de los factores positivos del uso del audiovisual en el aula. Como hemos comentado la difusión y promoción de la cultura audiovisual contribuye al proceso de crecimiento del niño de manera favorable.

Como ya sabéis formo parte de la Asociación Mediterrània Audiovisual conformada con profesionales en activo del mundo audiovisual. En nuestros fines la educación y la formación de niños y jóvenes es una de nuestras metas. Pensamos que es a través del conocimiento de la narrativa y de las herramientas del audiovisual como se evita la manipulación y se genera un espectador crítico y participativo, pero además se fomenta el amor por este oficio y por los productos que se crean gracias a un equipo de trabajo. No es nuestro campo la docencia, y por supuesto pocos docentes conocen en profundidad la narrativa audiovisual, pero estamos seguros de que existe un interés común que es que lo niños y jóvenes conozcan, valoren y utilicen el audiovisual, es decir la imagen. Ese es nuestro punto de encuentro y colaboración. El 16 de mayo es el pistoletazo de salida, con el I MiCe Alacant y una de las acciones es abrir un debate para buscar un camino común. El recorrido no es fácil, y habrá obstáculos pero tendremos la satisfacción de saber que estamos creando  un punto de confluencia de sinergias positivas donde la educación y el audiovisual vayan de la mano.  Si logramos ayudar a algunos niños o jóvenes aprecien y valoren el audiovisual como valor cultural habrá valido la pena, todo el tiempo y el esfuerzo empleado. Es nuestro grano de arena para una sociedad mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *