Entrevista al director Pablo Palazón sobre su primera película Shevernatze, una epopeya marcha atrás

10911333_765938450166281_6615782502825111982_oCon un presupuesto de 250.000€, autofinanciada ya que no obtuvo ninguna subvención y autodistribuida con un presupuesto mínimo de 3.000€  donde el uso de las Redes Sociales y el boca a boca como promoción única (en la colas de la taquilla de algunos cines se podía ver el tráiler desde una consola de videojuegos) sirvió para llamar la atención de los espectadores. Es SHEVERNATZE, UNA EPOPEYA MARCHA ATRÁS una road movie made in Spain que consigue durante 80 minutos hacer pasar un rato de puro entretenimiento al espectador. Una película divertida, diferente (es un humor absurdo/surrealista) que cuenta con un conocido reparto que se transformó durante años en un proyecto y una cuestión personal no sólo de su director sino de productores, actores y equipo técnico que apostaron por la película. Fueron ocho años  de duro trabajo, constancia y perseverancia para acabar la producción, llena de anécdotas e  incidentes, pero viva y ahora mismo está siendo reestrenada en varias ciudades españolas y se está negociando su venta internacional.

¿Cuándo surge la idea de Shevernatze?

En el 2000, ya trabajaba como Director Creativo en una Agencia de Publicidad. Tras una jornada dura con un cliente complicado acabe despidiéndose de mis compañeros con la broma «me voy a casa marcha atrás». Ese simple comentario sentó las bases para la idea de un cortometraje que con el apoyo de Carlos Yuste y David Bellido fue tomando forma con el tiempo  en el guión de un largometraje.

«Gracias a Shevernatze he conocido la libertad de ser mi propio jefe, y he vivido  una aventura apasionante que me ha dado muchos y buenos amigos. Además, está lo más importante: adoro esta película,  la amo de verdad y estoy muy orgulloso de ella» Pablo Palazón.

¿Cómo surge el título de la película?

10954568_777093265717466_3479662407339037125_nPara el protagonista la palabra Shevernatze es un mantra o grito de guerra. Como se explica en la película es  una psicofonía que resume el espíritu de la historia. Lo curioso es  que simplemente es una palabra absurda que me vino a la cabeza un día que jugaba al Paint Ball con mis compañeros de trabajo. Buscaba junto a con Carlos Yuste y David Bellido un título para un video navideño de la agencia, y esa palabra, sin saber bien por qué, nos pareció perfecta. Años más tarde, cuando Shevernatze era ya un guión de largo, una amiga nos hizo notar un detalle sorprendente que parecía un guiño del destino: Shevernatze al revés dice “Estánrevés”.  Cien por cien casualidad, y curioso tratándose de un hombre que conduce marcha atrás.

¿Qué complicaciones tiene llevar a cabo un rodaje principalmente nocturno?

 Rodamos se llevó a cabo en verano,  lo que significa que íbamos contra reloj. Teníamos que seguir un ritmo de infarto porque la historia es nocturna y en cuanto el sol aparecía no había forma de rodar un plano más.  No había tiempo de repetir, había que hacerlo siempre a la primera toma, segunda pocas veces, tercera en raras ocasiones, y gracias al talento del reparto, salía bien.

 ¿Qué cámara utilizasteis para el rodaje?

 2004 fue el año del rodaje,  uno de los últimos años donde rodar sin dinero era casi imposible. Un año o dos  más tarde salieron las primeras 5D, el HD se puso a tiro… Nosotros llevamos a cabo una grabación digital, utilizamos una cámara Philips DVCPRO50 que capturaba la imagen en cinta. Estábamos en el momento del cambio del analógico al digital así que cuando acabamos el rodaje teníamos dos maletas Samsonite con 50 horas de brutos que teníamos que seleccionar y editar, una locura.-

¿Cómo fue para ti el rodaje?

10917419_777091915717601_8520594732813088704_nPara mí, el rodaje es un recuerdo en cámara rápida, me quedé en los huesos de los nervios. Hay que hacerlo todo a ritmo de infarto porque la historia es nocturna. No hay tiempo de repetir, hay que hacerlo siempre a la primera toma, segunda pocas veces, tercera en raras ocasiones, y gracias al talento del reparto, sale bien. Además de dirigir, hago también de especialista, entre otras cosas bajo marcha atrás un puerto de montaña estrechísimo sin saber si se había podido cortar el tráfico, hago de guardia civil en Ávila (la gente que veía el rodaje veía correr constantemente a un guardia civil correr de su moto al monitor)… Hay miles de contratiempos:  cambios de localizaciones el mismo día de rodaje, un campeón de España de aeromodelismo estrella su avión teledirigido que era clave para una secuencia, a Manuel Rojas le pica una serpiente, una moto se carga el racord porque no arranca, lluvia extrema sin “weather day”, inesperado frío polar de la sierra en pleno agosto… Y en pleno rodaje hay que hacer casting, nos salva José Navar con el que  podemos grabar esa tarde lo que estaba previsto para todo el día.

 ¿Cómo fue conseguir el reparto reparto y el proceso de buscar financiación para sacar adelante la película?

 En 2003 después de tener más o menos cerrado el guión comenzamos el casting y paralelamente buscamos financiación… Todas las productoras nos hablaban de la crisis del cine español contra lo que no se podía luchar.  Nos presentamos a las subvenciones que podíamos pero sin muchas posibilidades, entre otras cosas  por no tener un plan de financiación creíble. Además mi único aval para dirigir la película es mi bobina de anuncios de los que soy creativo, no realizador, y nadie sabe hasta donde participa un creativo en la filmación de un anuncio. En cambio, los que si creen en el  proyecto son los actores. Encuadernamos y distribuimos guiones a todo actor del Cineguía que nos cogía el teléfono, todavía existía esa publicación. Se incorpora al reparto a Melani Olivares que además nos ayuda a que algunos actores fantásticos  se sumen al proyecto. El lado negativo es que las productoras y distribuidoras nos continúan cerrando las puertas y como consecuencia nos tenemos que volver  más decididos e independientes. Pero somos más libres para hacer lo que nos dé la gana y poco después se incorpora al reparto  Roberto Álamo, Saturnino García entre otros por lo que la película va tomado forma en cuento a personajes.

El resultado es que el conjunto de actores se comporto de forma fabulosa. Nunca se quejaron de las dificultades, fueron grandes profesionales y grandes personas.

1924531_777091925717600_1000430472280851907_n 1903997_777091932384266_1155767441289840886_n

 Sinopsis: Jonás, un profesor de autoescuela común y corriente, decide un día viajar marcha atrás de Madrid a Ávila, con la intención de batir un record Guinness e impresionar y recuperar a su ex-novia María. Las apariciones de un viejete muy particular y de un peligroso pirómano, cruzadas con un excitante intercambio de parejas de María con su novio Leo, complican la trama de esta peculiar y curiosísima road movie.

 

descargaPABLO PALAZÓN (Madrid, 1969) Publicitario desde los 20 años. Ha trabajado en las mejores agencias de Uruguay y España como Director Creativo y realizador de spots  para marcas internacionales como como Macdonald´s, Malboro, Telefónica, Moviestar, Toyota, Johnson & Johnson, Hyunday, Shell…Desde 2002 trabaja por cuenta propia con sus empresas WISSMULLER PROJECT (Agencia de Publicidad) y SUPLENTES DE RICHARD (Productora), realizando multitud de trabajos de encargo y sacando adelante su primer largometraje, Shevernatze. Una epopeya marcha atrás con el que recorre festivales, despachos y distribuidoras durante varios años hasta llegar a su estreno.

 Si quieres saber más de está película de low cost os dejo un resumen del making off 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *