La actualidad manda. La fiesta del cine.

Primero comenzar brevemente pidiendo disculpas por mi tardanza escribir otro post. He estado algo enferma y así me era imposible concentrarme así que voy a trata dos temas que me parecen de masiva relevancia y actualidad.

El 23 de marzo, saltaba la noticia de la nueva convocatoria promocional por la llamada Fiesta del Cine. Es creo la excusa perfecta para hablar de varios temas, buscando por supuesto la reflexión y bueno algunas de las cosas que comento para mi son de sentido común, pero en la villa del señor tiene que haber de todo.

Para aquellos que no lo sepan, La fiesta del cine consiste en tres días donde personas de entre 15 y 59 años (los menores o mayores entran si o si en esta promoción) pueden disfrutar en todos los cines adheridos en España (creo que todas las salas la siguen) de ver todas las películas que en ese momento están en cartel a un precio reducido de 2,90€. Será en mayo en concreto los días 11,12 y 13 de mayo de 2015.  Está acción es sin duda muy positiva para el sector, y durante esos días hay largas colas, esas que las nuevas generaciones no conocen y que eran lo habitual hace menos de 10 años. Los medios de comunicación no sólo la prensa escrita se hace eco de la noticia y ocupa unos minutos en los informativos. Y todo esto es como consecuencia de dos hechos noticiables:

1) El precio de la entrada se reduce a una cuantía de 482,519 pesetas o lo que es lo mismo nos tenemos que remontar a 1994 cuanto la entrada tuvo ese precio, aunque el año siguiente con el incremento del 5% la media ya superaba la cuantía de los 2,90€ pasados a pesetas.

2) En consecuencia, el público tiene acceso de nuevo a las salas de cine y acude en masa a ver una o en mi caso a veces varias película. En este punto, voy a investigar, pues me gustaría saber que criterios son los que siguen para tomar la decisión de que sea esta y no otra semana para llevar a cabo la promoción.

La entrada media en España está fijada según datos de Facua entre 4,8 y 6,97€ entre el 2004 y el 2013, eso no resta de que haya ciudades donde el nivel de vida y el número de población hace que se incremente hasta 8,40€. Una cantidad no accesible para muchos bolsillos, teniendo en cuenta de la situación económica actual y sobre todo de mucha gente que se encuentra en estos momentos sin trabajo. El cine, hasta hace unos años era un evento de masas, el público hacia cola para ver películas y era por supuesto un de las opciones preferidas de salidas sociales. Hoy esta situación ha cambiado, los avances tecnológicos y el uso generalizado de Internet y diferentes dispositivos han desembocado en importantes cambios en la configuración del ocio y la relación del espectador con el producto cinematográfico. Ya no es necesario el desplazamiento de la sala de cine para ver una película, están las plataformas de pay per view como Filmin, Yombi,  o la reducción de los plazos en las ventanas de distribución.  A veces incluso y como sucedió con la película de Paco León Carmina y revienta con la posibilidad de un estreno simultáneo y a gusto del consumidor en cine, on-line o incluso mediante compra en DVD.  Por supuesto, está la piratería, un problema destacado, que no voy a entrar en este post a valorar, pero que es una de las causas de que la sociedad sea muy diferente al como era hace tan sólo unos años y a la que todavía los profesionales no han logrado establecer una solución satisfactoria o lo que es lo mismo, rentable desde el punto de vista económico y seguida y de buen grado por parte de toda o la mayor parte de la población.

Estamos de acuerdo que el cine o el audiovisual no es un producto de primera necesidad para la subsistencia de un país, ya que por encima está otros factores como son la alimentación y la sanidad. Por supuesto, y en mi opinión después de un trabajo y un techo digno para vivir está inmediatamente la Educación. Por supuesto esto varía y mucho, según la escala de valores o principios de cada persona y así aunque duela ha quedado reflejado por la situación actual en España. Muchas,  demasiadas prioridades se han puesto en duda, de manera demasiado sencilla, fácil abogando a una situación de crisis pero las consecuencias en la mayoría de los casos devastadoras.

La Educación y su cuidado es una prioridad, eso desembocaría en personas maduras, con opiniones, reflexivas que sepan llevar a cabo acciones en busca del bien común y no en acciones que desemboquen en grandes desigualdades sociales y diferencias entre los más ricos o pobres. Si eso se tiene en cuenta, indudablemente, la cultura y el ocio serán puntos preferentes para sociedades desarrolladas. No se castigará con un incremento de impuestos (hay que recordar el sangrante 21% de España) y se verá que la población no sólo lo demanda, sino que lo necesita porque es la forma que tiene para desconectar de las obligaciones y responsabilidades laborales y familiares.

El sector cultural/ audiovisual (que ya hemos definido en otros post) es un sector económico que está siendo completamente despreciado por parte del Gobierno actual y empíricamente hay muchos datos sobre ello, no hace sino que reafirmar mi postura del total desconocimiento del sector a lo que se le une la mala fama que tienen a los que se dedican a éste oficio cuando se ha demostrado que ni de lejos es el sector que recibe más ayudas públicas que otros como es sector del automóvil (había un interesante artículo sobre este tema, que buscaré para incluir) y que el beneficio es infinitamente mayor que el de otros sectores sobre todo porque el gasto se concentra en un periodo de tiempo menor que cualquier otro. Por eso, claro está los que estamos vinculados, relacionados o hemos trabajado en el sector, no entendemos porque no se lucha por sacar a flote el Complejo de Ciudad de la Luz, porque no se llevan acabo acciones que fomente los rodajes, es decir las desgravaciones que de tanto se habla y una serie de medidas que no son tan complicadas, pero que para los distintos Gobiernos que han pasado desde la democracia parece, no es una realidad que la cultura es el patito feo del cuento, cuando se dice, se comenta, no se sabe que es un importante núcleo de riqueza en los países que se hace buen uso de él.

La realización de esta campaña masiva que comienza en marzo, dos meses antes del evento, es un toque de atención que debe de hacernos reflexionar a todos, y a algunos como el Gobierno actual espero que les ayude a ponerse las pilas de cual equivocados están. La Fiesta del cine es la fiesta a favor del ocio y la cultura, el querer salir de la rutina y ver un producto de cultural/entretenimiento. La población quiere, y echa de menos haber renunciado a ello, porque a pesar de todos los cambios que la irrupción de Internet ha propiciado, una película es un acontecimiento social que es mejor ver rodeado de otras personas, desconocidos que tras apagar la luz se introducen en la historia que se ve a través de la gran pantalla. Sino, no se entiende esas colas masivas para ver una película, cuando el precio es reducido, y no hay peliculones, se imaginan la fiesta del cine con el estreno de 50 Sombras de Grey, por ejemplo.

La fiesta del cine es seguida por 111.029 personas a través de su página de facebook y 19,9 millones en twitter la otra red social (datos del 26/3/2015 0:21h) sin duda estos datos deben de llevar a la reflexión de todos los agentes implicados del sector, por supuesto no hay que caer en la idea fácil de que cómo es barato la gente va, si, pero hay unas pautas socio económicas que son las que deben de tener en cuenta. Recuerdo que la primera fiesta del cine, tenías que ver una película a precio normal para poder beneficiarte de la promoción, ahora tan sólo te piden registrarse en la web y en las fechas de las promoción los cines ya tienen asumido que el precio es el de 2,90€ por lo que después de las primeras colas de la primera sesión ya tienen asumido que todo el mundo va a ver una película a ese precio.

Productores, distribuidores y exhibidores sobre todo porque son los organizadores de esta acción a través de las más destacadas confederaciones y federaciones que engloban al conjunto de las empresas del sector estoy segura de que saben todas las consecuencias positivas que desencadena esta acción que se realiza varias veces al año. A todos ellos, se les une el Instituto de la Cinematografía y de las Artes Visuales (ICCA) como forma de fomento y promoción de las actividades cinematográficas y audiovisuales españolas, pero en mi opinión y tras la situación actual de esta Administración creo que su función es más de aparentar más que otra cosa, el figurar para cubrir unas estadísticas. El ICCA hace años que ha perdido ese valor tan necesario y que por el contrario está tan presente en otros países. Una plataforma necesaria para ser el eje vertebrador de este sector para dar el paso a ser una industria aunque sea pequeña, proporcionar los espacios y la visibilidad necesaria, fomentar los rodajes en España como plató de cine, el apoyar a las Comunidades Autónomas, el ser el impulsor de acciones importantes. En definitiva  una estructura de acuerdo a los principios que se leen en su web pero que nada tienen que ver con la realidad actual.

Tras verter mi opinión, os invito a acreditaros y a disfrutar del cine, la Fiesta del cine en mayo. Viva el cine!!!

Más información:

Una entrada para ir al cine cuesta un 45,2% más que hace una década TOMMASO KOCH. El País 19/2/2014
La entrada de cine baja a precio de 2009 Javier Zurro. El Confidencial 28/7/2014
El cine gana más con menos. Luis Martínez. El Mundo 11/01/2015

Documentos de interés:

Guía de incentivos y ayudas estatales. Ministerio de Economía y competitividad de España. Actualizado febrero de 2015.
Ley 38/2003, de 17 de noviembre, General de Subvenciones. Gobierno de España. 

1 comentario en “La actualidad manda. La fiesta del cine.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *