Las peores películas nacionales de 2018

Nos metemos con las manos en la masa, y nos centramos en contar las películas en mi opinión de este año y que no me han gustado por unas u otras razones. Así que sin más dilaciones, al lío, de más horrible a menos horrible.

Carmen Maura de rockera en Oh! Mammy blue
  1. Oh! mammy blue de Antonio Hens. Vista en la 15 edición del Festival de Cine de Alicante donde ganó la Tesela de Oro al Mejor largometraje del festival, así como el de mejor actriz para María José Alfonso. Se trata de una película con muchos, muchos problemas por una decisión poco acertada. Carmen Maura es la protagonista de esta historia, cuyo planteamiento es el de visibilizar a una mujer rebelde que en el pasado fue cantante de rock pero ahora vive en un centro de ancianos. Todo bien, pero Carmen Maura tiene que cantar, y por lo que parece es una característica que no se incluye de esta actriz todoterreno, por lo que es doblada en todas las intervenciones donde debe de cantar, que no son pocas, y la cosa queda falsa, no lo siguiente es horrible, no era mejor usar a otra actriz, era la cara tan importante para cargarte la película. Un interesante debate sobre este tema pues si bien hay casos de éxito, otros muchos son conocidos por la incorrecta decisión actoral, uno de los pilares de las películas. Unido a todo esto, están otras desafortunadas decisiones como matar a uno de los protagonistas, así sin más sin mostrar una dolencia anterior, o el falsear una copiosa y falsa lluvia dentro de la trama sin venir a cuento. El resultado un chiste de película, que según he leído ha hecho que la actriz no quiera saber nada de nada de la misma, a pesar de tener un reparto interesante.
  2. No dormirás de Gustavo Hernández vista en el Festival de Málaga en un madrugón sin precedentes, tiene a pesar de un planteamiento interesante, un desarrollo desigual en una trama que se desinfla por momentos. Son de esas películas que pretenden dar miedo, y que se quedan en otra cosa.
  3. La sombra de la ley de Dani de la Torre. Decepción, mucha decepción del segundo largometraje del director, que ya se veía en el trailer, una pena, la verdad porque su anterior película me encantó. Para empezar es una largometraje con un metraje excesivo, con un planteamiento de base superfluo sin concretar la presentación e intereses de los personajes, para desencadenar la historia en los último 40 minutos de la película, o sea que el resto sobra, como sobra el uso de los efectos digitales que se notan demasiado falsos, en una recreación fallida de una historia con tintes de hechos reales. La fotografía es también fallida, así como el demasiado obvio el uso de plató, o cartón piedra. Una película que parece una serie de Antena 3, todo el rato, y donde las interpretaciones poco puedan hacer. Una pena. Lo mejor al brutal actuación de Ernesto Alterio que sobresale dentro del reparto con Luis Tosar como protagonista.
  4. ¿Quién te cantará? de Carlos Vermut. O cómo ver una película una entender una mierda. Se me quedo cara de gilipollas, si bien disfrute mucho la anterior película del director, su contextualización de la historia y las interpretaciones, esta película es un rompecabezas sin sentido. No queda claro si las dos actrices protagonistas son la misma persona, pero luego tenemos a la actriz Natalia de Molina, lo mejor de la película, que no sabemos que papel juega o pinta, porque no puede ser, otra versión de la misma persona. A todo ello, el pilar fundamental de la música se desinfla cuando no hay relación a penas con el público, y poca credibilidad de que la música haya estado en el top durante tanto tiempo. Interesante la subtrama de Najwa Nimri como copia de su madre, el resto, una rayada demasiado grande que me dejo perpleja de muchas declaraciones sobre la película, porque de verdad que a mi se me quedo cara de gilipollas tras el fin de la película.
  5. El cuaderno de Sara de Norberto López Amado, otra película protagonizada por Belén Rueda, este año se ha cubierto de gloria con las elecciones laborales. Puede que haya sido un éxito de espectadores, es una película de cadena privada, pero la configuración de su personaje, y sus motivaciones si bien las cuenta, después no se ven reflejadas en las acciones, ni en la poca empatía y conexión con el personaje de su hermana. De nuevo, sobra metraje, de hecho lo veo mejor como planteamiento de corto que de película. Lo mejor el trabajo interpretativo de Ivan Mendes.
reparto polícias de La sombra de la ley

Como decía en mi anterior artículo, a pesar de todo, no ha sido un año con una cosecha de obras importante, y decisivas, a diferencia de otros años. Veremos que pasa el próximo año, yo de momento el próximo miércoles como es costumbre veré si no pasa nada el último estreno del año 2018 de manos del director José Luis Cuerda, Tiempo después. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *