#QuieroVerB

Tras los comentarios de compañeros y amig@s, me he lanzado al mundo de las críticas de largometrajes nacionales. En principio, siempre dejaba mi crítica en mi Facebook, pero tras consideraciones varias, pues tome la decisión de dar mi opinión al mundo. No son críticas al uso, porque la verdad es que ya hay profesionales que se dedican a ello, y lo hacen estupendamente. Es mi opinión en base a mi conocimiento y mi experiencia dentro del audiovisual, pero también mi amor, al cine español. Nuestro cine, el que no es propio, nuestra cultura, nuestra idiosincrasia, nuestra riqueza en las lenguas…es lo que tenemos, y por supuesto debería de mejorar, pero nunca hemos tenido un apoyo fuerte a nivel político para ello. A mi me cabrean muchos las comparaciones, sobre todo con la industria americana, que tiene presupuestos, apoyos y sus avances técnicos no tienen nada que ver con nosotros, así que el ser la base de las críticas me parece ridículo.  Menos mal, que las cosas están cambiando, gracias a la apertura de un mundo global donde el cine, está consiguiendo cosas inimaginables hace unos años. Y las co-producciones, las ayudas Media, enriquecen y mucho las obras en equipos técnicos y artísticos de cualquier país. Bueno dejo el rollo.

La primera película de mi crítica,  es la última que he visto en los cines. Como sucede con algunas, muchas películas españolas, si te interesa, tienes que estar atento en que salas de cine se va a proyectar, la mayoría de veces, en un periodo escaso de una semana, y gracias. Eso, es si no vives en las grandes capitales y como es mi caso en Alicante. La última vez que quise ver una película española, que llamaba mi atención, tenía que desplazarme a otra CC.AA, que bueno si tuviera coche, sin problema pero ese no es el caso. Se trataba de la comedia Sin Hijos, co-producción con Argentina de la mano de la productora Tornasol, que no hace mucho tenía muchos intereses en Alicante, cuando existía la Ciudad de la Luz. Así que en el caso concreto de ésta película, fue un cabreo importante, porque se cumple la frase de ‘si te he visto no me acuerdo’.

En fin me centro. He seguido el desarrollo de B, desde su puesta en marcha, la creación de un crowdfunding para lograr por fin la financiación de la película.  B, no es una película común, y trata un tema político y candente de la historia reciente de España, y vinculada a un partido político, el PP que ahora mismo, se encuentra en el Gobierno. No me voy a meter y establecer juicios y opiniones en referencia a la situación actual política que vivimos, porque no es el caso, creo que ya somos mayorcitos y bueno aplicando el sentido común, cada uno tomará la decisión pertinente en las próximas elecciones, donde si o si hay que ir a votar y no despreocuparnos. Debemos de ser conscientes del momento social y económico en el que nos encontramos.  Ya no sólo importa lo que sucede en nuestro entorno directo, ahora importa lo que pasa en las diferentes CC.AA, en el conjunto de España, en Europa y en todo el globo porque como estamos viendo nos influye.

Vivimos en un país, España, que dicen es de los que más ha crecido, y el que mejor ha subido sondear la crisis, gracias a las reformas realizadas, el problema es que el pueblo, o sea los ciudadanos, no nos ha llegado ese bien mayor, aunque en contraste han crecido de manera desorbitada el número de ricos y con ellas las desigualdades sociales. Y cómo ha sido posible esto, pues, no me atrevo a plantear una opinión absoluta, pero estoy segura que la realidad supera seguro a la ficción.

B, es una adaptación de la obra teatral ‘Ruz-Bárcenas’ de Jordi Casanovas donde se ha trascrito parte del diálogo que mantuvo Bárcenas durante 5 horas explicando la contabilidad B del Partido Popular en los 90. Una realidad que ha inundado muchos estamentos de nuestros país donde el tráfico de influencias y la corrupción es una realidad, que dentro del marco político hace que muchos pierdan la credibilidad y el sentido sobre aquellas personas que nos gobiernas, y que deben de buscar el bien común pero se dedican a llenarse los bolsillos y a vivir mejor que bien a costa de los ciudadanos. Es sin duda un realidad incomoda, que quieren tapar, hacer desaparecer, más ahora que se acercan las elecciones. Vivimos en una democracia, inundada de casos de censura, cada vez  es más complicado disentir o criticar. Y está película, por supuesto incomoda y el director ya lo está denunciando. 

Una sala estrecha, casi clastrofóbica, llena de gente, por un lado esta el juez instructor, por otro la defensa, fiscales y acusaciones privadas. El aire acondicionado deja de funcionar, el agua es lo único que puede acallar las palabras de un hombre, Bárcenas, que no diremos si es el malo o el bueno, pero que harto de intimidaciones y acusaciones cambia su primera declaración para decir, que ha estado haciendo durante años de trabajo como tesorero para el Partido Popular.  Queda claro, durante todo el trascurso de la película, que el sólo lleva a cabo las acciones que ya estaban predeterminadas, o sea que continúa el trabajo ya hecho por otros antes que él. Destacar la interpretación de Pedro Casablanc, que logra que la película centrada en un espacio y con diálogo no se haga en absoluto aburrida. Es un actor, que logra trasformarse en éste conocido personaje, una simbiosis perfecta, sobre un tema de tanta trascendencia. Con respecto al resto de personajes, destacar al juez Ruz que hace de contrapunto perfecto, Manolo Solo. Un diálogo tenso, y sin pelos en la lengua, que pone sobre la mesa una situación que afecta y mucho a la situación política de España, ya que no hay que olvidar que el PP es ahora mismo el partido que nos gobierna, y que gobierna también en CC.AA. Me llamo la atención el papel de Ramón Ibarra Robles que aunque es muy pequeñito, el interpretar a un destacado miembro de la ONCE, da una idea de la envergadura del problema. Porque se trata de la contabilidad B de un partido político que implica a grandes empresas como Mercadona, en donaciones no controladas y no recogidas de acuerdo con la ley. La mención de la mujer de Bárcenas, que sale en más de una ocasión y como cabeza de turco, es quizás lo que lleva a este hombre a contar la verdad, su verdad por el bien de si mismo y de su familia. Una película que te llama a investigar, a debatir y a actuar. Mi pero, es que le falta algo de contextualización, es demasiado concreta, y la población en general tendemos a tener muy mala memoria. Lo que es un drama, se olvida demasiado rápido y la gente continúa con sus preocupaciones diarias, esas que les quita el sueño. Así que, en mi opinión es una película incompleta, pero nosotros podremos ver en primera persona que sucede con éste caso, y otros posteriores que han salido a la luz.

Os dejo un enlace con las ciudades donde puede verse la película en España. 

Web: B, la película 

Trailer https://www.youtube.com/watch?v=-Ha1WeTl5b4

Twitter @blapelicula

Estreno en cine el 18 de septiembre de 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *