8ª Muestra del Cortometraje Alicantino

13086807_493575074164746_7851242174653348323_oEl pasado sábado 21 de mayo tuvo lugar la 8ª Muestra de Cortometrajes Alicantinos que desde ya hace varios se realiza en la Casa de la música de Las Cigarreras. Un espacio que en principio debe de estar dedicado para eventos de carácter musical pero que incomprensiblemente se solicita para una proyección audiovisual. La presentación corrió a cargo por tercer año consecutivo por el actor Fele Pastor y sinceramente fueron justamente sus intervenciones lo peor de todo el evento como iremos comentando.

El programa de la Muestra estaba formado por dos partes, por la mañana una charla/coloquio con Paco Huesca el homenajeado de este año y que no para de acumular premios de entre sus seguidores del sector audiovisual alicantino comenzando con el Festival de Sant Joan d´Alacant y ahora con la Muestra Alicantina. Un hombre vinculado al audiovisual de la ciudad por ser el dueño de los desaparecidos cines Astoria que estaban ubicados en el casco antiguo de Alicante y que hoy es el programador de la Fundación del Mediterráneo y Director del Festival de Cine Independiente de Elche. Un hombre empeñado en recuperar títulos de clásicos del cine en 35MM, largometrajes que no se han visto en salas de Alicante y devolver al cortometraje a las salas de exhibición. Todos ellos son objetivos muy loables pero carentes de sentido para la situación actual del audiovisual que pasamos a resumir en varios puntos en base a nuestra experiencia como programadora de audiovisuales:

  1. Los hábitos en relación al cine han cambiado radicalmente y no se puede pensar que lo que funcionaba antes va a funcionar ahora. Los públicos son distintos y aunque sean eventos gratuitos, el público, nos referimos sobre todo a la gente joven, aquella que es la que hay que atraer hacia la cultura no accede porque no le interesa en absoluto si no se siente protagonista ni tratan tema de sus interés.
  2. De normal era complicado el acceso a películas clásicas en esta ciudad pero en la actualidad si no hay una muy buena comunicación y publicidad en medios de comunicación y RR.SS esas obras y aquellas no estrenadas con anterioridad no van a tener público y es una pérdida de recursos económicos y de personal para una Fundación. Si las salas de cine no han estrenado las películas en Alicante a pesar de que en 2008 como bien dijo Paco fue la ciudad con más cines de España, es que no interesan a nivel general. Es necesario crear más que nunca una comunidad de seguidores y yo diría inclusive centrarse en largometrajes nacionales que no son estrenados pero por experiencia propia pues desde la Asociación Mediterrània Audiovisual se estuvo haciendo durante 6 meses con películas como El Negociador de Borja Cobeaga, Ärtico de Gabriel Velazquez, Loreak de José María Goneaga y Jon Garaño, The Extraordinary Tale de Laura Alvea y José F. Ortuño, Shevernatze, una epopeya marcha atrás de Pablo Palazón, Five Days to dance de Rafa Molés y Pepe Andreu y recientemente Novatos de Pablo Aragüés y el público no supero la centena en ninguno de los pases en los cines Kinépolis a pesar de tener un mínimo de 2 pases diarios y durante tres días y un precio reducido de 5€.
  3. No se puede no dar valor a un producto audiovisual que ha tenido un coste sea un corto o largometraje. He aprendido que es un error, también lo he cometido, porque el espectador no lo valora, y se perjudica que el audiovisual sea considerado un producto que se a de pagar y rentabilizar porque ha costado un dinero y la participación de muchas personas. Las proyecciones no pueden ser gratis deben de tener un coste aunque sea mínimo y por supuesto que el organizador pague los costes de derechos de proyección del producto inclusive del corto y más cuando este sector se está profesionalizando a pasos forzados.
  4. En relación al cortometraje está muy bien que se trate de poner en las salas de cine, pero liberalizado el sector y sin ser una obligación por Ley como era en el pasado, llevar un corto a un cine significaría aumentar el coste de la entrada y cumplir los requisitos de calificación exigibles dentro de una proyección comercial lo que lleva a la profesionalización bajo criterios de producción y según las pautas establecidas por el ICAA. Además los productores tendrían que asumir un coste más que es la realización de un DCP para su proyección. Además, no se muy bien si el público querría pagar más por consumir un corto en un cine, no quitaría la publicidad porque son un medio de rendimiento económico para las salas y por eso desgraciadamente cada vez hay más anuncios y menos avances de películas. Lo que si que es necesario es crear nuevas plataformas de sacar rendimiento a los cortos que no sólo sea en festivales para que puedan amortizar el dinero invertido pero como ya he comentado en otro artículo se necesita de una profunda reestructuración del sector. Está claro que el corto ya no es sólo una herramienta de aprendizaje y hay que modificar en esa base.

El homenajeado y el escritor Mariano Sánchez Soler estuvieron haciendo un recorrido por su vida y su trabajo hasta que se paro para comer. Por la tarde ya el protagonismo lo tuvieron las proyecciones.

Vamos a tratar de ser lo más objetivos posible en relación a este evento, pues nos parece una idea fantástica la realización de estos eventos audiovisuales de carácter cultural. El problema es que no ha conseguido ser a pesar de sus años de realización de un punto de encuentro y un espacio para compartir y aprender de hecho dista mucho de eso y muchos de los creadores que participan incluso dejan de hacerlo tras conocer como se desarrolla el proceso de organización y su ejecución.

Obsequios entregados a los asistentes
Obsequios entregados a los asistentes

Con respecto a esta edición hemos de comenzar con decir que el tratamiento para con el público y los invitados estaba fuera de lugar y ciertamente nos pareció burdo y excesivo con respecto a la familiaridad. Se puede tratar con cercanía pero creo que la presentación si no es profesional si se debe de tratar de hacer en base a unos principios mínimos y con cortesía. Dar las gracias a todos los que han colaborado y en especial al creador del obsequio final que corrió a cargo de la tienda especializada en cine Cinema Paradiso haciendo un cuadro artesanal réplica de los carteles de los trabajos, un recuerdo de gran valor seguramente para todos los participantes y es necesario aunar sobre ello, más incluso si este trabajo se ha hecho sin coste alguno para la organización. Las referencias fueron menores a un suspiro teniendo en cuenta la cercanía del dueño de la tienda y las facilidades que da siempre para todos los que trabajamos y realizamos eventos relacionados con el sector. Por supuesto, también y por igual debe de ser el apoyo de los patrocinadores o colaboradores de los que se hace uso su imagen dentro del evento. La situación con respecto a la presentación en algunos momentos parecía más la de un mercado que un evento cultural, deplorable.

El evento comenzó con casi 30 minutos de retraso de reloj, no hubiera importado, si la causa hubiera sido que se estaban haciendo las pruebas técnicas pertinentes y necesarias antes de realizar la proyección audiovisual y evitar cualquier problema. No fue el caso, la proyección fallo en varias ocasiones y en ningún momento se pidió perdón. Tampoco se cuido el tratar de evitar que salieran sobreimpresos los rótulos de los trabajos. Hoy una proyección gracias a las facilidades que ofrece el digital se puede hacer con total comodidad, de hecho lo más fácil es usar una lista de reproducción de VLC Media Player, pero con sólo dar a un botón del programa se puede evitar que se vean los rótulos y  tratar de crear la “ilusión” de que es una buena proyección no un ordenador como sucede en la actualidad con las facilidades que ha dado el digital. No debe de ser tan complicado cuidar los detalles para el público.

Tras el agradecimiento del homenajeado y la entrega de un obsequio consistente el un cuadro con el cartel del festival se paso a la proyección de los cortometrajes seleccionados. Según las publicaciones en medios fueron un total de 35 las obras las que se inscribieron para participar en la Muestra pero tan sólo 15 obras fueron las elegidas para su proyección. Este año, y a diferencia de ediciones anteriores un Jurado conformado por el cineasta ilicitano Chema García Ibarra, el escritor, periodista, guionista de cine y televisión Mariano Sánchez Soler y el actor alicantino Pedro García Oliva fueron los encargados de hacer la selección en base a su juicio y criterio ya que además muchos de ellos son jurado de festivales de la provincia. Ningún pero a las obras seleccionadas me parecieron una muy buena muestra del trabajo de los creadores alicantinos actuales, trabajos realizados por creadores que marcharon de Alicante para formarse o que han pasado por la extinta Escuela de la Ciudad de la Luz. Obras en las que se encontraba La noche del Océano de María Lorenzo con el valor de haber sido un corto seleccionado para participar en la pasada 30 edición de los premios Goya, Fieras el segundo trabajo de Luis E. Pérez que ha participado en festivales como Alcine, el Festival de Cine de Madrid FCM- PNR, Medina del Campo o el Festival Internacional de Lanzarote premiado como el Mejor Corto Nacional o Creo que te quiero de Lucía Forner con la participación de la actriz Elena Furiase. Llama la atención que son dos cortos dirigidos por mujeres en este caso mayoría en haber sido trabajos realizados con una sólida estructura de producción y calificadas por el Ministerio. Un ejemplo y un camino a seguir con la situación actual del cortometraje y su valor más allá de herramienta de aprendizaje y con el ejemplo de un uso factible y creativo como producto de Branded Content o medio pedagógico, crítica social o cine en valores. El ejemplo y exponente más reciente de una necesidad de un cambio lo conocimos sólo un día más tarde cuando el director y productor Juanjo Gimenez ganó el Premio Cannes al Mejor Cortometraje por Timecode. También había un trabajo realizado como alumnos de la ESCAC de Marcos Huertas con Bestias y otros trabajos que de temáticas diferentes fueron interesantes. Destacamos la obra en valenciano de Comida Familiar de Alba Montoya un trabajo de gran valor cultural por su tema y uso del idioma que nos gusto mucho. La animación también es un factor a destacar en la provincia pero le falta un empuje más quizás para obtener la rentabilidad adecuada que creemos que debe de ser la prioridad.

El evento tuvo una duración extrema, que supero los 100 minutos máximos que debe de tener una proyección de está índole y que lleva a la gente a abandonar la sala cuando se proyecta el trabajo por el que asistía a la sala. Ese quizás sea el mayor problema que recae por parte del evento. El público asistente está compuesto por personas, una inmensa mayoría que no le interesa el corto sino verse en pantalla, y ese es el mayor problema a solucionar, porque sino no tiene razón de ser este evento. Se necesita como ya hemos comentado crear comunidad ofrecer algo más que una simple proyección, atraer al público joven que viven e usa el audiovisual de manera constante, ellos ya no usan el google para buscar contenidos sino que su buscador de referencia es Youtube. Darse cuenta de estos cambios es complicado, por supuesto la importancia de crear contenidos en relación a los creadores, la historia y los equipos me parece también una prioridad para dar credibilidad y visibilidad al trabajo local, entrevistas, reportajes escritos o en vídeo debería de ser una prioridad a hacer por parte de los organizadores de la Muestra.

Durante el trascurso del evento se explico que el evento, la muestra no tenía carácter competitivo, no entendemos muy bien porque se tuvo que reseñar tanto este termino cuando ya va implícito y no conocemos ninguna muestra que tenga carácter competitivo, realmente parecía como si se tratará al público como si fuera idiota o una película previsible desde el minuto 1 lo que le resta cualquier valor aunque a nivel cinematográfico sea fantástica, el espectador se queda con muy mal sabor de boca.

Foto familia final
Foto familia final

Acabada la proyección se paso a llamar a los creadores al igual que al principio, pero no se les dio prácticamente la posibilidad de hablar de agradecer, de comunicar nada, al igual que al principio tampoco pudieron hablar de su trabajo pues ya todo lo decía el presentador. Mal por parte de la organización no preveer la asistencia de un representante de la obra, conocer su nombre confirmarlo el día antes y tratarlo con un mínimo de respecto porque el evento se basa en relación al contenido de todos ellos y ellos no tuvieron ningún protagonismo todo centrado en el propio presentador que ni siquiera como bien comentó se había preparado nada en absoluto su intervención. Cutre A todos ellos se les entrego el obsequio que ya hemos comentado sin una preparación mínima cuando justo a unos de los lados había una mesa para poder colocar todos los premios. En resumen mala organización, peor la presentación, sin participación de los implicados o una representación de la misma de todos los trabajos y lo mismo con el jurado donde parece que en hora sólo llego Mariano Sanchez Soler.

Un evento que necesita mejorar mucho, pero que en relación a otras ediciones ha estado mucho mejor en cuento a los contenidos audiovisuales seleccionados por el uso de un jurado con criterio alejada de la tónica anterior. Comentar por último el cartel que no no nos disgusta, pero que sentido o relación tiene con el evento, está muy bien hecho pero… y tampoco escuche agradecimiento alguno a su creador.

Share

2 comentarios en “8ª Muestra del Cortometraje Alicantino

    1. Hola Alba, me gustó mucho el trabajo, el trabajo de dirección de las interpretaciones lo mejor, la verdad es que no me imagino la obra más que en valenciano, entrañable. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *