Trayectorias: Fernando Bonelli

Acaba de recoger el Roel de Oro y el Premio de la Juventud en la 32 º Edición de la Semana de Cine de Medina del Campo, uno de los festivales que puntúa para los Premios Goya, con su último cortometraje, La Tierra llamando a Ana que cuenta en el reparto con Laia Manzanares (El Reino, Merlí) y Javier Pereira (Stockholm). Un cineasta que puede ser desconocido dentro del sector del cortometraje ya que en su trayectoria solo hay un cortometraje más [Still] love you, pero no desconoce el sector pues cuenta con una amplia trayectoria como guionista y productor. Hablamos con él para conocer más de su trayectoria antes de abordar el trabajo de su último proyecto en nuestro siguiente artículo. Comenzamos.

Fernando Bonelli recogiendo el galardón

Me ha llamado la atención que si bien en tus dos cortometrajes la mujer juega un papel protagonista, y ellas juegan un importante rol dentro de las historias delante de la cámara, como pilar fundamental, algo que es poco habitual, ¿qué decanta que te lances a hacer estas producciones?

Sinceramente no hay un elemento que haga que me decante por ello. Me interesan mucho las mujeres. Más aún en este tipo de historias. Me interesa su sensibilidad y me interesa mucho pararme a pensar cómo afrontarían las situaciones que van sucediéndose en el guion. Es una decisión que nace de algo natural. Siento que en estas dos películas las mujeres deben llevar el peso protagónico. Podrían ser hombres, pero son ellas. Así me nació. Sin más, la verdad.

Siguiendo con el papel de la mujer, en el caso del equipo técnico, la mujer encuentra su sitio en determinados departamentos, pero nos queda mucho para lograr la paridad, ¿cuál es tu opinión al respecto ante esta situación de techo de cristal que sufre la mujer también en el medio audiovisual?

No creo en la paridad (entendida como mismo número de hombres y mujeres en un equipo) como obligación. No creo que tenga sentido. Yo quiero rodar rodeado de un equipo profesional que se enamore del proyecto y se una para hacerlo posible. Me da igual que sean hombres o mujeres. Sinceramente, me gusta mucho trabajar con mujeres, incluso lo prefiero. Por regla general, son más responsables, más ordenadas, más consecuentes y me resulta mucho más sencillo el diálogo con ellas. Pero es que hay hombres excepcionales desarrollando sus cometidos. Yo planteo un proyecto y confecciono un equipo, el mejor posible. Me dan igual las razas, las edades… Equipo. Por supuesto, me parece un absurdo que alguien pueda recibir un trato distinto por ser hombre, mujer, alto, bajo… No es así cómo me han educado. No lo entiendo, no me parece comprensible. Cada cual tendrá la responsabilidad y la retribución, en definitiva los derechos y obligaciones, que correspondan en función del trabajo que desarrolle. Creo que es razonable y sencillo.

Eres guionista, director, productor y juegas un papel importante en la creación de la banda sonora de tus películas, ¿cuál es el rol qué más te gusta y en el que te sientes más cómodo?

En todos. Disfruto muchísimo todos ellos. Quizás el de dirección es el más agradecido. Teniendo claro lo que quieres, y pidiendo mil disculpas por generalizarlo tanto, tu trabajo consiste en orientar a cada departamento para que en pantalla finalmente veamos lo que has imaginado a partir del guion. Pero es la leche escribir y ver como la historia se va armando y tomando peso. Producir es, quizás, lo más duro y desagradecido, pero es un trabajo consistente en ser muy ordenado, muy paciente, muy metódico y hacer muy bien los deberes con carácter previo para que, al poner la maquinaria en marcha, todo vaya lo mejor posible. Si lo logras es muy satisfactorio. Componer, como ya explicaba, es precioso, más aún con Juan Antonio Simarro al lado o con el talento de Alex Piñeiro componiendo conmigo ‘From Moon to Sun’. Debo reconocer que cuando luego, a posteriori, escucho la música, sobre todo en sala, a todo volumen, me vuelvo loco, me emociona mucho.

Fernando Bonelli en el set de rodaje

En tu trayectoria has trabajado en televisión en la producción de series para la empresa Globomedia, también en el montaje de obras teatrales, y como gerente del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, mientras unos trabajos el público tiene que acudir a las salas, los otros los puede ver simplemente encendiendo el televisor. ¿Qué diferencian el proceso de producción de estos contenidos?

En esencia, muy pocas cosas. Evidentemente teatro y televisión/cine son mundos diferentes, pero planteados desde el prisma de producción guardan muchos paralelismos. El trabajo de un productor es hacer posible lo que sueña el Director. Ese sería mi trabajo como productor: hacer que pueda ser real. Entre teatro y audiovisual variarán presupuestos, necesidades técnicas, el tipo de espacios de trabajo, el equipo humano para desarrollar las tareas… pero la esencia del trabajo es esa. A partir de dicha premisa, se trata de acumular experiencia e intentar ser el mejor profesional posible para llevar a buen fin el proyecto.

Has creado dos productoras, Consuelo Films y Mayfield Pictures, ¿a qué se dedica cada una de ellas?

Son dos productoras para los mismos tipos de trabajo. En Consuelo Films somos tres socios: Luis Moreno Bernardo, Ismael Morillo y un servidor. La pusimos en pie porque deseábamos producir contenidos que nos apasionaban y que no teníamos la opción de llevar a cabo trabajando para terceros. En Mayfield Pictures, por el contrario, soy el único socio. Inicialmente empecé produciendo y participando en la producción de montajes teatrales (me fascina el teatro). Poco a poco he ido adentrándome en el audiovisual. ¿Quién mejor que mi propia productora para confiar en mis proyectos? En todo caso, son productoras pequeñas, con muchos proyectos interesantes en el cajón esperando la oportunidad y la financiación para desarrollarlos. Paso a paso.

¿Por qué en estos momentos de tu trayectoria decides lanzarte a la producción de cortometrajes, por qué no un largometraje?

Necesito rodar. Me lo pide el cuerpo. Será la edad, no sé. Quiero hacerlo y con un buen equipo, puedo.

Respecto al largo, llegará, pero por ahora no es una opción. Yo solo no. Pensar en un largo te lleva a plantearte un presupuesto en torno al millón de euros. De ahí para arriba. ¿Te imaginas tener un millón de euros? Ojalá. ¿Te imaginas tenerlo y gastártelo en rodar? Pues ese es el plan. Lo cierto es que las grandes productoras, junto con las cadenas, los fondos de inversión, y, por supuesto, las subvenciones públicas, pueden hacer posible que se reúna ese capital para ese fin. Pero poner esa cantidad de dinero a tu disposición requiere que, al menos, puedan confiar en el trabajo que vas a llevar a cabo. En ese proceso estoy. Rodemos, pongamos en pie películas, cortometrajes por ahora, que demuestren que, como equipo, podemos ser acreedores de esa confianza.

[Still] love you fue tu primer cortometraje, una historia que aborda el amor verdadero, aquel que se encuentra y sobrevive a pesar de los obstáculos y del tiempo y que a pesar de todo se encuentra y donde los personajes parece que deciden darse una nueva oportunidad. La Tierra llamando a Ana, aborda el amor también con obstáculos, pero trasladado en este caso a personajes que deben de luchar por adaptarse a una nueva realidad, ¿por qué te interesa tanto abordar el amor en tus historias?

Porque es universal. Nacemos amando y siendo amados. Tengo claro que todos amamos o hemos amado a alguien (o a algo). A todos nos hace vibrar el amor. Me parece un tema hermosísimo. Saca lo mejor y lo peor de cada uno (que se lo digan a Veki en ‘[Still] love you’).

¿Qué otros temas te preocupan y crees necesarios trasladar al público?

Lo planteo al revés. Todos merecen ser trasladados al público. El cine debe ser un reflejo de la vida, de la que vivimos y de la que desearíamos vivir. No debe tener un límite. Nacerán historias, surgirán y debemos hacerlas llegar al espectador.

¿Qué planes futuros tienes a corto plazo?

El primero, lógicamente, acompañar a La Tierra llamando a Ana’ en su distribución. Me parece un plan fabuloso que me hace muy feliz. La he visto hace pocos días en pantalla grande y ya estoy deseando volver a verla de nuevo a la mayor brevedad posible. Si encima logramos que todos los planes de distribución puedan llevarse a cabo, será fabuloso.

En segundo lugar, escribir. Tengo un par de ideas en la cabeza y estoy desarrollando una de ellas, viendo hacia dónde me lleva.

Fernando Bonelli se formó en el medio audiovisual como responsable de contratación artística de Globomedia. En 2003 fundó Bonelli & Asociados, una empresa especializada en el asesoramiento y apoyo legal centrada en el medio artístico, y, años más tarde, Consuelo Films y Mayfield Pictures. Entre 2011 y 2017 ha sido el gerente del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro. En 2017 terminó su primera película, “[Still] love you”, obteniendo el Premio del Jurado al mejor Director en el Delhi Shorts International Film Festival (2018)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *